Tiza, lápiz, pluma estilográfica, bolígrafo, rotulador, algunas veces plumilla y tinta, esos han sido mis instrumentos ológrafos habituales, para cualquier tipo de mensaje, pensamiento o reflexión, durante toda mi vida. Ah, sin olvidar mis primeras mecánicas, las fabulosas máquinas de escribir. Las Olivettis de mi vida, cacharros grandes, pesados, donde podía aporrear con fuerza las teclas al escribir y darle al tabulador unos embates como si quisiera empotrarlo en la pared…

Y ahora, el ordenador…

Pero vuelvo a los soportes: márgenes de periódicos, servilletas, papeles de envolver, reciclados, cuartillas, folios. Cuadernos, cuadernos y cuadernos. Papeles de todas las texturas, escritos a mano, con letra constante, sin borrador, sin corregir. Catarata secreta. A veces furiosa. Confesionario sin tapujos. Y ese río de cuartillas y folios enviados por correo: cartas. Confesiones que desembocaron en ojos asombrados, emocionados. Últimamente, ojos agradecidos por descubrir un sobre escrito a mano en esos buzones de correos que solo contienen publicidad o facturas. O eso que mi hijo Hugo denominó “cartas bomba”, mensajes personales míos que, la mayoría de las veces, no solo no tuvieron contestación si no que hicieron naufragar para siempre amores o amistades.

Cuando me atasco con los diferentes cibersistemas de escritura al uso, a menudo, suelo confesar a mis jóvenes amigos que yo vengo del pizarrín. Sí, en mi primera escuela de párvulos usábamos pizarrín y una tiza. Y pizarra en la pared, claro. Mas tarde, se usaron aquellos cuadernos, de una y dos rayas, para caligrafía a lápiz, que tan buena letra me conformó para siempre: letra legible que ha ido cambiando con el tiempo, como mi personalidad. Siempre letra de dibujante, porque escribir es dibujar y dibujar es jugar con las formas, con los pensamientos, con las ideas.

Tinteros, plumillas; por eso sigo dibujando con plumilla y tinta china, me encanta ese olor mineral de la tinta, los dedos manchados, el cuidado necesario para no estropear el dibujo hasta que seque…

No he parado de escribir en cuadernos. En ellos están depositados los más honestos, sinceros y escabrosos sentimientos míos. En esos cuadernos he recortado, pegado y realizado infinitos collages con material encontrado, arrancado o sacado de la basura. Una forma diferente de dibujar. De construir arte de papel, hasta caben imágenes tridimensionales. Una forma artística de meditar. Todo cabe en un cuaderno.

Por tanto, queda inaugurado este “Cuadernismo digital”, necesario complemento y forma cibernética de arropar mi web www.juanaandueza.es.

Quién sabe quien leerá esto. No importa. Para cada lector que me lea, mi verdad y mi alma estarán aquí.

5 comentarios en: Queda inaugurado este cuadernismo digital

  1. Hugo Serra
    Reply

    Los Andueza estamos muy contentos de esta inauguración del blog. Y del éxito (comentarios y ventas) de la reciente exposición digital de las ACUARELAS RABATÍES en la página de Facebook, que recomendamos que sigáis. https://www.facebook.com/media/set/?set=a.878385125588957.1073741832.100247750069369&type=3
    Un saludo

    Hugo

  2. Amparo Climent
    Reply

    Enhorabuena Juana. A partir de ahora me hago seguidora de tu blog. Tenemos muchas cosas en común y compartimos otras importantes. Te desdeo lo mejor. Un abrazo y adelante con tus pensamientos y tus ideas. ¡Viva el arte! Bssss Amparo Climent

  3. Cristina Morató
    Reply

    Los Diéguez-Morató también están encantados de la inauguración de este blog creativo que promete…y sobre todo encantados de contar con la amistad y el talento de una artista como tú, Juana Andueza. De tu rendida admiradora,
    Cristina Morató.

  4. Mielle
    Reply

    Enhorabuena, amiga!!! <3 <3 <3

  5. Imma Carrera
    Reply

    Mi querida Juana. Sigues imparable y eso me gusta. Aunque en este blog podràs plasmar tus pensamientos, nunca llegará a tener la belleza y riqueza visual de tus maravillos manuscritos tan profusamente floridos con tus dibujos y colages de tus gordotes cuadernos.
    Imma Carrera

Responder a Cristina Morató Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.